Fiel a sus principios

De: El Planeta invisible

06 18 pm

Categoría: Sin categoría

4 comentarios

Apertura:f/5.6
Distancia focal:6.7 mm
ISO:80
Obturación:1/800 segundos
Cámara:DMC-LX1

En un país cuyo nombre no será mencionado se produce algo nunca visto desde el principio del mundo: la muerte decide suspender su trabajo letal, la gente deja de morir. La euforia colectiva se desata, pero muy pronto dará paso a la desesperación y al caos.

Sobran los motivos. Si es cierto que las personas ya no mueren, eso no significa que el tiempo haya parado. El destino de los humanos será una vejez eterna.

Se buscarán maneras de forzar a la muerte a matar aunque no lo quiera, se corromperán las conciencias en los “acuerdos de caballeros” explícitos o tácitos entre el poder político, las mafias y las familias; los ancianos serán detestados por haberse convertido en estorbos irremovibles. Hasta el día en que la muerte decide volver..

Adiós, Saramago

José Saramago soñó una federación ibérica y un mundo alternativo a este que nos queda abandonado a su suerte, presa del mayor depredador de la naturaleza: el mercado. El mundo que soñó es, hoy más que nunca, necesario y posible; porque, aunque el león sigue vivo, ya se manifiesta como la fiera acorralada que es y, aunque en su agonía ha de llevarse medio mundo por delante, al final caerá abatido víctima de sus propias contradicciones, de su infinita avaricia.

Dentro de una década o dos, cuando la bestia acabe de morir, habrá que reconstruir este mundo con otros mimbres, y algunos de esos mimbres son la herencia que nos deja José Saramago a los hombres ciegos, capaces de ver pero aún reacios a mirar. Pero no está lejano el día en el que recobremos la sabiduría; no nos va a quedar otro remedio.

MARIO LÓPEZ SELLÉS

Anuncios

4 comentarios el “Fiel a sus principios”

  1. Las intermitencisa de la muerte- saramago.fabulosa

  2. Se nota que sus sabias palabras fueron entendidas..

  3. Que pena que, la Muerte,no te escogiera ti en vez del violonchelista Que no se enamorara de ti Que no quemara la carta violeta con la que anuncia tu muerte

    …sentada en la silla la Muerte lo miraba. Mucho mas tarde el perro se levanto de la alfombra y se subio al sillon. Por primera vez en su vida la Muerte supo lo que era tener un perro en su regazo.


  4. Comparto plenamente la reflexión que nos regalas.
    Gente como Saramago es la imprescindible. De la otra gente.ya hay demasiada.

    No vi piraguas en La Arnía. Lástima.

    CR & LMA
    ________________________________


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: